El viaje

De toda la vida el destino me pareció lo más importante del viaje, miraba a los aviones, a los trenes a los autobuses desde la ventana del coche de mi padre e imaginaba a sus ocupantes en mil lugares maravillosos, en todos me quería encontrar yo.

Años mas tarde, cuando me tocó decidir lo que iba a ser de mayor me deje guiar por esa misma lógica que utilizaba de pequeña, haz lo que sea para conseguir el final que quieres. Y me equivoqué. Tras una carrera y años de tortuosa batalla contra mi misma, ya no quiero darme de bruces contra la misma piedra, quiero conducir mi tren y llegar hasta donde me proponga.

Escribir siempre ha salido de mí, como liberación o plasmación de mis mayores sueños. Siempre he tenido la libreta a mano. Desde que empecé a leer y a imaginar historias inverosímiles en mi cabeza (¡ojalá las hubiese escrito!), hasta encontrarme hundida, sin rumbo y sin ninguna aspiración más allá del mañana.

No se que será de mí en un futuro, no imagino mi vida a largo plazo, ni a corto a decir verdad, lo único que se con total seguridad es que ya es hora de que empiece a escalar montañas y a saltar todas las piedras del camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.